Entrevista a Miguel Ángel Carvajal, del programa de convivencia intergeneracional

“El proyecto de convivencia intergeneracional busca suplir la soledad de los mayores”

Miguel Ángel Carvajal Borrego es el técnico trabajador social responsable del proyecto que promueve la convivencia intergeneracional entre personas mayores, que buscan compañía, y aquellos jóvenes universitarios que necesitan un hogar y carecen de recursos para costeárselos.

¿Desde cuándo funciona el proyecto de convivencia intergeneracional?

Venimos caminando desde hace relativamente poco. La Asociación Social Asistia dio a luz en septiembre y el proyecto en concreto está en marcha desde finales de septiembre-octubre. Es un proceso lento porque es algo nuevo y necesita de mucha difusión y aceptación, pero está teniendo una buena acogida.

¿De qué forma surge la idea?

La idea surgió a raíz de una empresa que tenemos de servicio de ayuda a domicilio. Detectamos que hay necesidades de cierto sector de la población, sobre todo de ancianos, que no se ven cubiertas con un servicio de ayuda a domicilio o limpieza doméstica. Nosotros quisimos dar cabida a un proyecto con corazón que trata de favorecer el envejecimiento activo y paliar la situación de soledad de las personas mayores, porque una cosa es la soledad por elección y otra muy distinta es la que llega sobrevenida. A la hora de ir cumpliendo años e ir perdiendo seres queridos es una situación que a veces se hace difícil sobrellevar.

¿De dónde proviene la inspiración del proyecto?

Hay muchos mayores que demandaban a la empresa de ayuda a domicilio cariño y afecto y decidimos crear la asociación para atender a esas necesidades. Estudiamos otras iniciativas similares que se venían desarrollando en Europa desde los años 80 y en España desde los 90 y pensamos en por qué no podría funcionar aquí también en Canarias y nos lanzamos. Se lo propusimos al Gobierno de Canarias y a la fundación La Caixa que son los que mayormente nos han apoyado y ahí vamos caminando.

¿Existe algún programa de convivencia en marcha?

Sí, ya tenemos uno en funcionamiento. Ahora mismo el joven del programa se encuentra con su familia en Alemania pasando las fiestas. Está funcionando bastante bien y tiene una gran acogida. Es algo nuevo y a las personas mayores hay que explicarles bien cuál es la dinámica del proyecto. Lo nuevo puede tardar en entrar. Por parte de los jóvenes ese encuentro intergeneracional es muy enriquecido y ayuda a estos a no estigmatizar la vejez, cambiarles la visión de que las personas mayores son inútiles. Además se pueden aprovechar de las ventajas económicas para aquellos que empiezan a estudiar.

¿En qué consiste el proyecto?

Es un proyecto de desarrollo comunitario donde ambas partes se ven gratamente beneficiadas desde el inicio. La idea es que se ayuden entre ellos. Nosotros elaboramos un contrato de convivencia donde el joven se compromete a prestar cinco horas de apoyo semanal como mínimo en modalidad de compañía, ayuda, pasear juntos, contarse historias y vivencias… pero dejamos claro que no es un complemento al servicio de ayuda a domicilio.

Después de la difusión que han realizado a través de redes sociales y medios de comunicación.¿Han recibido más solicitudes?

Algunos mayores ya se han acercado por la Asociación preguntando por el proyecto y los requisitos y el funcionamiento del mismo. Nosotros también tenemos que estudiar cada caso, por ejemplo personas que son muy dependientes, ahora mismo el proyecto no está adecuado a ellos porque aún estamos comenzando. También hay que dejarles claro que no es un complemento al servicio de ayuda a domicilio, que muchos lo piensan. Es una convivencia.

¿Qué requisitos hay que cumplir para poder participar en el programa de convivencia?

Ambos deben tener claro que hay que apostar por una convivencia activa. Además los jóvenes se comprometen a aportar el 50% de las facturas del hogar, de agua, luz, teléfono, en general de los servicios que tengan contratados las personas mayores. Los gastos de alimentación también serían compartidos, para que tampoco suponga una carga económica enorme para los mayores. Entre los días 1 y 5 se abonarían estos gastos. Otro de los requisitos es que ninguno de los dos tenga ningún tipo de adicción ni enfermedades mentales.

¿De qué manera están acercando a los jóvenes y mayores esta iniciativa?

A parte de la difusión por medio de Facebook (Asociación Social Asistia) y de la página web (asociacionsocialasistia.org), estamos trabajando por una parte en los convenios con las universidades de Canarias. Ya tenemos uno firmado con la Universidad de La Laguna y tenemos en marcha la firma de dos convenios con la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, que por motivos de gobierno de la misma se ha visto retrasada. Por otro lado, con los mayores hemos realizado charlas en las asociaciones y centros de mayores y también lo hemos difundido por los medios de comunicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *