ENTREVISTA A PILAR HERNÁNDEZ RODRÍGUEZ (AMAVITE)

La labor del voluntariado es tremendamente gratificante para las dos partes.

Pilar Hernández Rodríguez es la presidenta de la Asociación de Mayores AMAVITE desde hace seis años. Tiene 63 años y es natural de Tenerife. Nació y se crió en la Victoria de Acentejo y actualmente vive en el municipio de Adeje. Asegura que es necesario que la sociedad y las instituciones se impliquen más en crear espacios amables para los mayores, a la par que potenciar la red de voluntariado en la comunidad.

¿Cuál ha sido su trayectoria?

Nací en una familia muy humilde, por lo que solo fui a la escuela 4 años. Desde los 11 años ya estaba trabajando y a los 14 años comencé a trabajar en un hotel. Allí conocí al gran amor de mi vida, me casé y tuve dos hijas.Durante diez años fui cuidadora en un centro de menores y a los 50 años, cuando enviudé, pude ir a la Universidad de Mayores. Mi nieto mayor era pequeño y ya hablaba; a él siempre le decíamos que se portase bien cuando iba a la escuela. Cuando yo salía y  le decía que iba al colegio, él me contestaba que me portara bien (jajaja), fue una experiencia muy gratificante la verdad.

¿Cuándo empezó a formar parte de la Asociación de mayores Amavite?

Empecé en la Asociación desde que se formó en el 2004, aunque en la práctica comenzó a funcionar en el 2005. Mi papel en un principio fue de voluntaria en el Centro de Mayores de Adeje. Aunque ya realizaba la tarea de vocal, no fue reconocida oficialmente hasta 2007. En el 2010 un grupo de socios decidimos dar un cambio radical al papel de la Asociación, ya que hasta entonces solo se hacían dos talleres intergeneracionales al año, y nos parecía insuficiente. Rompimos con la directiva que había y al crearse la nueva, adquirí el compromiso de la presidencia.

Ahora es la Presidenta de Amavite, ¿qué logros se han conseguido desde entonces?

Empezamos a perder voluntarios en la anterior etapa porque no se hacían muchas actividades. Por eso, la principal acción fue promover nuevas iniciativas de voluntariado. Comenzó una etapa donde nos dedicamos a visitar los Centros para que formasen parte de la Asociación. Tuvimos numerosas reuniones con cada uno de ellos para determinar qué podíamos hacer, se formó así una Asamblea. Empezamos a poner en marcha nuevos proyectos, ya que, hasta entonces, éramos Voluntarios de Mayores de Informática de Tenerife. Aunque sigamos registrados de esta manera, nuestra labor es mayor y nos implicamos en bastantes áreas como la cultura y el acompañamiento, principalmente.

¿Cuántos Centros de Mayores forman parte de Amavite?

Cuando comenzamos el periodo de apertura conseguimos llegar a las islas menores de la provincia, con un Centro en cada una de ellas. Actualmente están adscritos a la Asociación nueve Centros en Tenerife, uno en la Palma y uno en El Hierro, lamentablemente el de La Gomera no funcionó. Y en cuanto a los voluntarios, en la etapa anterior éramos 54 socios y actualmente somos 227, todo un orgullo vernos crecer continuamente. Ahora somos voluntariado 3.0, voluntarios para todo tipo de voluntariado, no solo de informática.

¿Qué actividades lleva a cabo Amavite?

El voluntariado que realizamos toca varias áreas. Por ejemplo, en la rama de informática, realizamos talleres, por un lado con discapacitados sobre cómo usar los ordenadores; y por otro, con reclusos, para enseñarles aspectos básicos, como hacer un currículum. También tenemos taller de poesía con los reclusos, algunas veces nosotros vamos a la cárcel y, otras, los que están en tercer grado vienen al centro. En los colegios desarrollamos proyectos de huertos ecológicos con los niños; talleres de juegos, donde les enseñamos los tradicionales a los que jugábamos nosotros de pequeños; y otros de cuenta-cuentos. En voluntariado de mayores por mayores realizamos talleres de lectura, escritura, poesía y acompañamiento de aquellos mayores que se sienten solos en sus domicilios y tienen limitaciones para salir de casa. Por último, en centros hospitalarios o geriátrico, hacemos actividades de música, lectura y también de acompañamiento.

Como voluntaria, ¿qué experiencia le ha marcado más?

Mis mejores experiencias han sido yendo a las casas de los mayores, acompañándoles en su día a día. En concreto, visité durante un tiempo a una señora mayor que vivía sola y le faltaba una pierna por un accidente que tuvo de joven. Pasaba sus días en su silla de ruedas asomada en la puerta, hasta que el ayuntamiento tuvo que hacerle una rampa. Se quedaba sentada esperando a ver si alguien pasaba, pero vivía al final de una calle sin salida. Necesitaba hablar mucho. Mi labor era de acompañamiento y ayuda en las tareas del hogar. Hasta que un día decidí solicitar en el Ayuntamiento que quitasen la barrera de la acera para poder llevarla a pasear. ¡Y lo conseguimos! A partir de ahí ya podía pasearla por la calle. También aprendió a hacer alfombras con telas y sacos, fue una bonita manera de ayudarla.

¿Qué es lo que aporta el voluntariado para seguir día a día luchando porque crezca y llegue a más personas?

Lo que recibes, sin duda. Yo no doy nada en comparación con lo que recibo, doy mi tiempo y lo recibo todo. Trabajar con discapacitados es algo tremendo, los abrazos son enormes y las sonrisas muy sinceras, reconforta bastante. En general, la respuesta de quién ayudas es de gratitud, además se crean lazos preciosos. Es algo que he transmitido también a mis compañeros, que al principio les costaba un poco abrirse, hasta que descubrieron el bien que se hace con estas labores.Al experimentar los resultados, cada vez somos más los que nos implicamos en esta tarea. La labor de voluntariado genera un beneficio mutuo a las dos partes, es tremendamente gratificante.

A nivel económico, ¿cómo se nutre la Asociación?

Hasta ahora hemos funcionado con la Fundación La Caixa, un convenio firmado que se renueva todos los años con las cuantías correspondientes a los trabajos que realizamos. Ahora hemos firmado un convenio con el Gobierno de Canarias que nos aporta una subvención que nos ha costado mucho arreglar pero que por fin la tenemos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *