Entrevista a Carmen Acosta, directora general de Servicios Sociales e Inmigración del Gobierno de Canarias

“La vida no acaba cuando uno se jubila, las personas mayores tienen mucho que aportar”.

Carmen Acosta Acosta es la directora general de Servicios Sociales e Inmigración de Canarias desde 2015. Diplomada en Trabajo Social, ha trabajado desempeñando distintas funciones relacionadas con esta rama en los ayuntamientos de Tazacorte, Puntagorda y Garafía y también en el Cabildo de La Palma. Fue diputada regional de 2008 a 2011 y alcaldesa de Tazacorte de 2011 a 2015, gestionando, además las concejalías de Bienestar Social,  Juventud, Participación Ciudadana, Hacienda y Turismo. Asimismo ha participado en el Dispositivo de Emergencia para Mujeres Agredidas de la Isla (Dema).

¿Cómo valora las actividades que están realizando sobre el voluntariado y que culminará el 20 de diciembre en Adeje?

Bastante positivas. La participación de los mayores nos da más ganas y motivos para seguir trabajando. Estas jornadas forman parte de las estrategias que llevamos en Canarias para prevenir y luchar contra la soledad de los mayores. Y una parte fundamental de esas estrategias es el voluntariado de mayores. Muchos se jubilan y piensan que ya no tienen nada que aportar, entrando algunos incluso en una fase de depresión. Y hay mucha gente que tiene ganas de trabajar y compartir sus experiencias. Por eso queremos hacer una actividad regional con el voluntariado de mayores, que son los que entienden mejor la situación del colectivo. Se les está enseñando a ser animadores con talleres específicos.

Esto es un cambio porque hasta ahora los voluntarios son más jóvenes o personas adultas. ¿Es necesario este nuevo impulso?

Totalmente. Sabemos que la población de mayores en Canarias es muchísima. Ya supera los 300.000 activos. También hay mayores dependientes que hay que atenderlos. Con las pequeñas cosas que empezamos a hacer hemos visto que hay ganas e ilusión para participar. Son los verdaderos protagonistas del trabajo con mayores. Siempre ha existido voluntariado, pero ahora lo que estamos haciendo es lograr un voluntariado de mayores más organizado. Hay asociaciones como Amavite y Avimgran que llevan tiempo funcionando, pero que necesitan un impulso. Un paso importante ha sido el teléfono de mayores.

¿Desde cuándo funciona el teléfono de mayores?

Pues apenas hace cuatro meses. Esos primeros contactos nos han servido para sacar a muchos mayores del aislamiento y de prestarles más atención. En la primera semana se recibieron más de 300 llamadas. Algunas fueron por curiosidad, pero se ha consolidado y para muchos ha sido una puerta para superar la soledad, gracias a la escucha.

¿Qué diferencias hay con el teléfono de la Esperanza? ¿Es el mismo o diferente?

Es diferente. Ahora mismo lo atiende personal del teléfono de la Esperanza hasta formar un equipo propio de voluntario. El teléfono es 900 70 70 20. Ha tenido buena acogida y nos permite planificar mejor nuestras actividades. A veces quieren hacer cosas y no saben dónde, cuando tienen centros cercas. El teléfono de mayores, a diferencia del de la Esperanza, está encaminado a escuchar a este colectivo y encauzar sus inquietudes.

¿Qué papel han de jugar los mayores en el desarrollo de las Islas?

Deben tener un papel importantísimo. Muchas veces los relegamos a atenderlos y ya está, cuando son personas que pueden aportar mucho a la sociedad. Hay que darles más protagonismo. Gracias a su aportación muchos hemos podido estar donde estamos. Los mayores necesitan que trabajemos con ellos y que nos digan qué cosas más debemos hacer.

¿Cuentan con algún plan de actuación para fomentar los encuentros intergeneracionales?

Son muy importantes las actividades intergeneracionales, porque ni los mayores ni los jóvenes solos pueden hacer mucho, pero juntos sí. Hay proyectos muy positivos de convivencia entre mayores y jóvenes universitarios, que se trasladan de islas más periféricas y necesitan lugares dónde vivir. Esa compañía de universitarios les va a venir muy bien a los mayores. Queremos implantarlo en Canarias el próximo curso, para lo que nos hemos puesto en contacto con las dos universidades. Hay jóvenes y mayores que han mostrado ya interés. Ahora estamos viendo los perfiles y una serie de normas de convivencia.

¿Qué se pretende con la creación de la nueva página web mayoresporcanarias.org?

Es una página web que ha puesto en marcha la asociación de voluntarios Amavite, que cuenta con el apoyo de Avimgran y del Gobierno de Canarias, porque es una herramienta más que utilizan tanto los jóvenes como los mayores. El objetivo es visualizar tanto las actividades de los mayores como las del Gobierno para que la gente sepa lo que hay y qué alternativas se ofrecen a los mayores.

¿Cómo ve la situación de los mayores?

Con las llamadas al teléfono del mayor en el primer diagnóstico que hemos hecho estos meses, detectamos que lo que más demandan es que se les escuche. A veces nos volvemos locos de la cabeza pensando qué podemos hacer y lo que ellos quieren es que se les escuche más. También necesitan sentirse útiles. La vida no acaba cuando alguien se jubila, porque tienen mucho que aportar.

¿Cuántos centros de mayores hay en Canarias?

De nosotros dependen 24 y son fundamentales para desarrollar las nuevas estrategias con los mayores, donde ellos sean de verdad los protagonistas. Sus socios son agentes potenciales para todas las actividades. Por eso queremos impulsar la coordinación de los mismos con unos objetivos comunes, respetando su autonomía y sus particularidades.

¿Qué presupuesto tienen para los mayores?

Más de dos millones. Hay que recordar que los últimos diez años no se había destinado nada a la mejora de los centros de accesibilidad y de equipamientos. Ahora disponemos de 400.000 euros con los que podemos realizar bastantes reformas.

¿Cuál es la próxima actividad?

El encuentro regional de mayores el 20 de diciembre en Adeje, donde sacaremos las conclusiones de las jornadas que ya iniciamos en Santa Brígida del 29 de noviembre al 1 de diciembre.

2 comentarios sobre “Entrevista a Carmen Acosta, directora general de Servicios Sociales e Inmigración del Gobierno de Canarias

  • el 22 diciembre, 2016 a las 12:15 am
    Permalink

    Les ruego que no se olviden de los mayores, los mayores somos muchos, y si se atreviera los mayores a unirse algo cambiaría.

    Respuesta
  • el 14 diciembre, 2016 a las 4:26 pm
    Permalink

    Muy importante seguir trabajando para nuestros mayores.
    Muchas Felicidades por tu trabajo Carmen

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *